Adalberto Martínez Chavéz: Un Resorte bailarín

Resortes Resortín de la Resortera o Adalberto Martínez, como prefieras, es toda una leyenda del cine y el humor. Checa la biografía que preparamos para ti.

Jorge
agosto 12, 2020
publicidad

Resortes, el mambo y el humor

El mambo y los espectáculos de revista quedaron unidas a la historia cultural de país irremediablemente. Antes de la tele a color y los cines, el pueblo se entretenía en los teatros y carpas. Reír en los años 30 y 40 involucraba más que sentarse frente a una pantalla. Era toda una experiencia que envolvía ritmos en vivo, luces, olores y la sensación de que en cualquier momento sucedería algo impredecible.  

De aquel tiempo sobresalió un joven de nombre Adalberto Martínez. Un sujeto de grandes ojos, que disfrutaba bailar y decía a la menor provocación “Ay mamachita”. Respondía al apodo de Resortes y si eras bueno con la memoria, sabías que el resto del mote era Resortín de la Resorterapara servirle a usted donde quiera y como quiera, menos por donde quiera y mientras Dios quiera.

Resortes fue uno de los grandes personajes que nos dejó la época de los espectáculos de revista, con la música latina y donde el baile jugaba un papel central. Si Adalberto Martínez hubiese sido un poco más discreto y bailado cómo se supone que se debía bailar, no hubiera participado en casi 100 películas y jamás se hubiera convertido en la leyenda que es ahora. 

Cuando hablamos de Resortes hablamos de un personaje humilde, honesto, coqueto y sin miedo a expresar lo que siente. Recordarlo no nos viene mal en estos momentos, cuando estamos llenos de anuncios que nos dicen cómo se supone debemos hacer las cosas.

Siempre hay una mejor manera, la nuestra. Eso nos enseñó Resortes Resortín de la Resortera. 

Adalberto Martínez “Resortes”. Foto: Especial.

Del barrio y para el barrio

Adalberto Martínez nació el 25 de enero de 1916 en el barrio de Tepito, en la Ciudad de México. Cómo él mismo ha dicho, fue un hijo de la revolución y de la guerra. Los conflictos estaban llegando a su fin, estaba claro que había que cambiar el mundo. 

Desde preadolescente a resortes le atraía el espectáculo. Mientras vendía cualquier cosa afuera de los grandes teatros escuchaba las risas y veía, con esos ojos despiertos, a todos los que pasaban. 

A los 15 años y tras contactar con los directores de aquellos teatros, a Adalberto se le permitió trabajar en las carpas, lugares donde se ofrecían shows para las personas que no podían darse el lujo de acudir a un teatro. En este periodo fundó junto con otro amigo el acto de Los Espontáneos. Ellos bailaban e improvisaban para aquellas personas que acudían a las carpas a distraerse. 

Resortes de joven. Foto: Especial.

Resortes no fue una persona que estudió actuación, teatro o baile. Lo único que sabía es que era bueno para moverse. La música le encantaba. 

“Nunca me dejaron entrara a un concurso de baile, porque yo me burlaba de baile. Eso fue lo que me dio el éxito, el relajo del baile” contó alguna vez en entrevista Adalberto. 

Nunca se apegó a la academia. Las escuelas decían una cosa y resortes hacía lo que quería. Él jugaba con las bailarinas y con el público en las carpas. De evento en evento, Martínez se fue haciendo una fama como showman de los “bajos mundos”, el de las masas.

La simpatía vende y los empresarios no tardaron en darse cuenta del potencial de Adalberto. Ya había un precedente del éxito que podía atraer alguien de las carpas: Cantinflas.

La carrera como humorista y actor

En 1947 Resortes pudo participar por primera vez en el cine con la cinta Voces de Primavera. No era el protagonista, pero pudo salir bailando junto a Delia Magaña

Al siguiente año, en 1948, Resortes debutó como protagonista en la película El Nieto del Zorro.

Desde entonces y hasta 1999 Adalberto Martínez participó en casi 100 películas, a veces como protagonista, otras como invitado, pero siempre como Resortes (o alguna reminiscencia de él), sin miedo a bailar como el lo sentía, siendo alguien cercano al barrio, testigo de sus carencias y alegrías. 

Su última cinta fue Las delicias del poder encabezada por la India María y su último proyecto en televisión fue una participación en la telenovela “ Vivan los niños en el 2002.

Resortes muere al siguiente año, el 4 de abril del 2003 por una complicación en los pulmones, causada por todos los años de tabaquismo durante su carrera. 

El mito de Resortes

A Adalberto le decían resortes desde niño, porque “caminaba como si tuviera resortes en las patas”. Al bailarín no le gustaba el apodo, pero cuando se tuvo que hacer responsable de su propia leyenda lo eligió para recordar sus orígenes y porque, para ser sinceros, nadie se llamaba en ese entonces Resortes Resortín de la Resortera.

El mito de Resortes va más allá de ser un personaje de la cultura popular. Hay personas que creen que Michael Jackson se inspiró en él para desarrollar pasos legendarios como el Moonwalk.

Podría ser cierto, casi nadie bailaba como Adalberto y también nadie podrá decir “Ay mamachita” como él. 

Según la física, un resorte es un objeto que puede ser deformado por una fuerza y volver a su forma original en la ausencia de esta. 

También encontramos que un resorte es un elemento elástico que puede almacenar energía y desprenderse de ella sin sufrir una deformación permanente cuando para la tensión a la que es sometido

Adalberto Martinez tenía una enorme energía almacenada y solo podía liberarla de dos formas, bailando y haciendo reír al público. Ganó fama y dinero y tocó la cima, y sin embargo, nunca dejó de ser la persona humilde que se desarrolló en el barrio de Tepito.

Resortes murió en abril del 2003.