Los Inclán, íconos de la Época de Oro del cine mexicano

Los tíos de Rafael Inclán, Alfonso Zayas y Raúl Padilla "Choforo", fueron grandes estrellas del cine nacional.

Magaly
septiembre 21, 2020
publicidad

Entre 1936 y 1956, el cine en México vivió una de sus etapas más productivas y mejor reconocidas por la crítica, un periodo que se ha denominado la Época de Oro del cine mexicano. Las películas realizadas en ese momento adquirieron gran fama a nivel nacional e internacional, siendo una importante etapa para la producción cinematográfica, incluso hasta nuestros días. 

El cine de la Época de Oro en México tuvo representantes de la actuación que crearon un legado duradero en la historia de nuestra cultura. Miguel Inclán y Lupe Inclán son un ejemplo de ello.

Miguel Inclán como el Mariguano de Nosotros los Pobres

Miguel Inclán fue un actor mexicano que comenzó con papeles secundarios, hasta que fue creciendo su fama y la diversidad de sus interpretaciones. Parte de su trabajo fue actuar como villano, personalidad que interpretó en diversas ocasiones y que hasta ahora sigue siendo parte de su reputación. Miguel Inclán también participó en cintas extranjeras como The Fugitive, de John Ford, donde fue descubierto en la industria americana. Sin embargo, una de sus actuaciones más famosas es la cinta Nosotros los pobres, de Ismael Rodríguez, donde interpretó al maligno Don Pilar, también llamado “El Mariguano” , un odioso mariguano que se aprovecha de la parapléjica mamá de Pepe el Toro. También integró el staff de Los olvidados, de Luis Buñuel y Salón México, de Emilio “El Indio” Fernández. 

Miguel Inclán y Freddy Fernández en Los pobres van al cielo

Por otro lado, su hermana Lupe Inclán solía representar papeles de mujeres que trabajaban en el pueblo como nanas, trabajadoras domésticas, campesinas, etc. aunque con el tiempo obtuvo papeles distintos, incluyendo roles cómicos como actriz secundaria. Su introducción en el cine ocurrió después de un tiempo de actuar en teatro, y le valió dos nominaciones al premio Ariel como Actriz de Cuadro, una en 1947 y otra en 1950. 

Lupe Inclán y Luis Beristáin en Acá las tortas.

Al legado de su familia también se asocia el de Enriqueta Reza, esposa de Miguel Inclán. Además de sus papeles como actriz —donde recibió el premio Ariel a Actriz a Cuadro en 1950 y fue nominada en 1947 a Mejor Papel Incidental Femenino— Enriqueta también tuvo una compañía de teatro que fue punto de encuentro entre distintas reconocidas figuras de la Época de Oro del cine mexicano.  

María Tereza Montoya y Enriqueta Reza en Gema.

Todos ellos fueron tíos de Rafael Inclán, Alfonso Zayas y Raúl Padilla “Choforo”, que siguieron en el mundo de la actuación, pero lejos del drama, como sus famosos parientes, y se decantaron por la comedia.

Curiosamente, Rafael Inclán y Zayas también se volvieron muy populares gracias al cine, pero en la época de las sexycomedias.