¿Por qué las comedias fueron tan famosas en los años cuarenta y cincuenta?

El cine de los años cuarenta y cincuenta en México fue muy famoso, incluyendo sus comedias, aquí repasamos por qué.

Magaly
octubre 14, 2020
publicidad

Las comedias realizadas durante la Época de Oro del cine mexicano fueron sin duda las más conocidas que ha tenido la historia de nuestro cine a nivel nacional y también internacional. 

Esto se debe a muchos motivos que se conjuntaron en aquellos años, pero podemos pensar en algunas razones principales: 

Contexto externo

Durante los años de la Época de Oro del cine mexicano, que fue en la que se realizaron estas famosas comedias, la Segunda Guerra Mundial había limitado la producción fílmica de la industria norteamericana y la mexicana, provocando que las películas extranjeras que pudieran recorrer el mundo fueran muy pocas. Así, las excelentes filmaciones que se realizaban en México tuvieron un espacio de exhibición y distribución mayor al que solían tener, usualmente acaparadas por películas de grandes productoras extranjeras. 

Inversión económica 

Durante los gobiernos de Manuel Ávila Camacho y de Miguel Alemán Valdés, el cine adquirió mucha relevancia pues el ingreso que las producciones nacionales representaron en el mercado internacional impactaron notablemente a la economía mexicana, incluso llegando a ser una de las principales industrias del país. 

Por eso, en 1941 surgió el Departamento de Supervisión Cinematográfica, el cual revisaba la exhibición de películas comerciales en todo el país y a la vez procuraba el sustento económico de las mismas, así como el apoyo tecnológico que requirieron. 

Por si fuera poco, también se creó el Banco Cinematográfico SA, organismo que administraba el dinero generado por y para las películas mexicanas y que representó un escenario esperanzador para los realizadores del país. 

Institucionalización 

Además de las dos instituciones antes mencionadas, en aquella época también se instauraron los Estudios Churubusco, los Estudios Cuauhtémoc y los Estudios Tepeyac, además de México Films en 1947. Todos estos organismos estaban interesados en la constitución de una producción de cine mexicano sólida y constante que tuviera acceso de buenos fondos y vías de exhibición, lo cual lograron e incluso sentaron un modelo para el cine mexicano de los años siguientes.