La comedia: uno de los principales géneros en el cine de la Época de Oro

La Época de Oro del cine mexicano tuvo muchas producciones que entrarían en tres géneros; la comedia fue uno de ellos.

Magaly
octubre 12, 2020
publicidad

La Época de Oro del cine mexicano mostró una marcada tendencia por tres géneros: el melodrama, las películas basadas en libros y las comedias. ¿Quieres saber un poco más sobre cada una? Aquí te contamos. 

El melodrama 

Las películas melodramáticas del cine de la Época de Oro solían desarrollarse en espacios rurales, particularmente en rancherías. Por eso, se convirtieron en parte importante del imaginario de los espectadores, ya que contribuyeron a la creación de la identidad mexicana. Muchas de estas películas ocurrían en espacios con naturaleza como lagos y lagunas, así como con campos que solían aparecer en tomas abiertas que mostraban toda su belleza. Algunos ejemplos de melodramas en el cine de la Época de Oro son Nosotros los pobres, Ustedes los ricos y Pepe El Toro, del director Ismael Rodríguez.  

Películas basadas en libros 

La Época de Oro del cine mexicano tuvo muchas producciones que representaban un encuentro entre literatura y cine. Podía ser por ser películas basadas en libros o también por tener personajes inspirados en algunas novelas. Por ejemplo, el escritor venezolano Rómulo Gallegos fue la inspiración de la película Doña Bárbara, dirigida por Fernando Fuentes, ya que esta está basada en un libro del mismo nombre. 

La historia acompaña a una mujer llamada Doña Bárbara que con el paso de los años ha defendido a mano dura su reputación y su tierra, ganando el respeto y el temor de todos. El problema empieza cuando el terrateniente Santos Luzardo regresa al lugar donde ella vive y Bárbara se enamora de él. 

Comedias 

Sin duda, la comedia fue uno de los géneros más producidos durante la Época de Oro del cine mexicano. Es importante mencionar la labor de algunos cómicos como Mario Moreno y su personaje Cantinflas en esto, lo mismo que de Germán Valdés, Tin Tan, pues se convirtieron en figuras representativas del género que contribuyeron a que las películas donde ellos actuaban fueran muy vistas en México y también en el extranjero. 

Un par de ejemplos son Ahí está el detalle, de Juan Bustillo, en la que Mario Moreno usó por primera vez Cantinflas, el nombre que lo acompañó durante su carrera. 

Otro ejemplo memorable es Calabacitas tiernas, de Gilberto Martínez Solares, en la que Tin Tan pretende ser un empresario en ruina que desea deshacerse de sus acreedores y que termina por seducir a una serie de mujeres que después pelean por su amor, aunque él no les corresponde nunca pues su corazón ya tiene dueña. 

Estos géneros fueron todos muy comunes en la Época de Oro del cine mexicano, aunque sabemos que el favorito de muchos aquí es la comedia.