Un estudio asegura que reír podría conducir a la muerte.

Un estudio asegura que reír podría conducir a la muerte.

¿Podemos morir de risa? La ciencia dice que sí

facebook

twitter

whatsapp

Email

Tener un ataque de risa incontrolable podría implicar peligros reales para nuestra salud y hasta hacernos morir. Eso es lo que dice este estudio científico.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Todo lo bueno en esta vida nos mata. Por un tiempo, pensamos que aquel dicho no aplicaba para el acto de reír. Pero, como nos enseñó el 2020, todo siempre puede ir a peor, la ciencia confirmó que las carcajadas sí tienen un lado negativo.

Si eres de las personas que siempre se ríen fuerte y en exceso, quizá lo siguiente te interese.

Un estudio publicado en el prestigioso portal British Medical Journal en el 2013 mencionó que reírse con mucha intensidad podría conducirte a la muerte directa e indirectamente.

Morir de risa: un peligro real

Reír sí presenta riesgos de morir. Aunque normalmente la gente "no muere" por reírse, el peligro de aumenta si se padece un mal en el corazón. Lo anterior se debe a que un ataque de risa podría conducir a rupturas cardíacas y hasta de esófago.

Una carcajada incontrolable puede ocasionarte un síncope (perdida de la conciencia debido a la falta de irrigación de sangre al cerebro) y dejarte tirado donde quiera que te toque.

Otro de los riesgos que tomamos al reír es que, si se combinan los factores adecuados, podría darnos un ataque de asma con sus correspondientes derivaciones. ¿Estamos preparados para uno?

La cataplexia también esta relacionada con la risa. En esta extraña afectación, el cuerpo pierde el control sobre sí mismo cuando experimenta emociones fuertes. Para alguien que padece el trastorno, reírse espontáneamente en la calle podría generarle un accidente mayor.

¿Significa esto que deberíamos contenernos al reir? De acuerdo con la publicación, no. Aunque ciertamente el acto de la risa tiene posibilidades de matarte, estas son minúsculas en comparación a otras rutinas que consideramos inofensivas como caminar o cocinar.

Como dicen por ahí, la vida es un riesgo.

Puedes leer el estudio (en ingles), con toda la metodología y las conclusiones en este link.