María Elena Velasco Fragoso: El humor como denuncia social

María Elena Velasco "La India María" es una pieza fundamental en el gran mural de la comedia de México. Checa esta biografía que preparamos para ti.

Jorge
agosto 12, 2020
publicidad

Hacer comedia también es denunciar, y eso lo sabía muy bien María Elena Velasco, mejor conocida como la India María.

Dicen algunos profesionales del medio que el humor sirve para nutrir el alma. ¿Qué es mejor que reír? Nadie lo sabe con certeza. Pero, a veces, la comedia se convierte en algo más. En ocasiones el humor sirve para denunciar las injusticias y realidades en las que vivimos diario. La sátira no es solo recurso de los intelectuales, alguna vez fue de todos gracias a María Elena Velasco y su papel como la India María.

María Elena Velasco. 1940 – 2015. Foto: anindiansummer

 Hace ya algunos años que Velasco se nos fue, pero su carrera en la comedia quedó plasmada en la historia de la televisión, del cine y hasta de la política. 

Aquí en Distrito Comedia escribimos la siguiente biografía intentando homenajear a María Elena Velasco,  la actriz, directora, productora, escritora, cantante y compositora que acompañó el crecimiento de varias generaciones de televidentes.

La India María

Como sucede en muy contadas veces, las creaciones se independizan de sus creadores y pasan a ser propiedad del pueblo (al menos simbólicamente hablando), convirtiéndose en figuras legendarias. Con la India María sucedió exactamente eso. Un día las personas conocieron a aquella indígena astuta, valiente y noble que llegó a la ciudad y quedaron encantados con ella.

La India María tuvo más de 15 películas protagonizadas por ella. Foto: Notimex.

A diferencia de otros personajes que había en aquella época, la India María no era una simple parodia (con la ridiculización y exageración que eso conlleva) de la gente de provincia que llegaba a la ciudad. El personaje reflejaba astucia y quebraba de inmediato con todas las concepciones que tenía la televisión de las personas indígenas. Que no te engañe el nombre (consecuencia de la época en que se creó). La India María era más que un personaje cómico. 

El personaje evolucionó de manera estratósférica conforme María Elena Velasco maduraba y entendía el impacto de su creación.

No exageramos. Los temas de los que hablaba y bromeaba la artista fueron tan incómodos que la llevaron a ser vetada de la televisión gracias a una llamada del presidente en turno.

Los inicios de María Elena Velazco

María Elena Velasco fue poblana de nacimiento. Llegó al mundo el 17 de diciembre de 1940. La actriz se caracterizó siempre por ser discreta y reservada sobre su vida privada, así que del periodo de su niñez al momento en el que entró al mundo de los espectáculos apenas se sabe algo.

María inició en la industria como bailarina junto a su hermana. Ambas acompañaban con sus movimientos a los cantantes o artistas que se presentaban en teatro. Con ropa de la ocasión, Velasco se presentaba como complemento de los espectáculos de “revista”.

Fue en estos eventos donde Elena conoció a productores y comediantes que ya se encontraban en sus mejores momentos. De la mano de personajes como “Piporro” y “Mantequilla” la bailarina pasaría al siguiente escalón, a tener papeles pequeños dentro del cine de la época.

Hay dos debuts de la India María. En la película México de mis recuerdos (1963) María Elena aparece por primera vez como una persona de campo, con los rasgos básicos del personaje que la llevaría a la fama varios años después, solo que en la producción se llamaba Petra

María Elena Velasco como Petra. Foto: Cinematográfica Filmex S.A

El segundo y el oficial ocurrió cuando siguió con sus espectáculos en teatro. Se dice que, en una ocasión, a Fernando Soto “Mantequilla” le falló su patiño (el sujeto que ayuda con la rutina cómica) y Velasco, teniendo en mente su anterior papel de Petra, tomó unas trenzas y una falda y salió a rescatar el show. Ese día la presentaron como La India María.

La siguiente película que haría Elena, ya como María, la indígena mazahua sería en El Bastardo (1968).

El despegue

Para estos años la gente ya reconocía al personaje, pero no fue hasta que apareció en el programa de televisión Siempre en Domingo con Raúl Velasco que su popularidad explotó. Gracias a la química que había entre ambos, y también al descaro que tenía María (ella se le insinuaba al presentador de buenas costumbres), todos los espectadores exigían más y más del personaje. 

En 1971 llegaría su primera película como protagonista: Tonta tonta, pero no tanto. A partir de aquí su fama no haría más que crecer. 

María Elena Velasco continuó con su personaje por 17 películas más, se alejó de la televisión y finalmente se retiró de los medios por otros 15 años. Murió sin que nadie se lo esperara el 1 de mayo del 2015 y también se reservó el motivo de su fallecimiento. Los rumores indicaban que la actriz sufría de cáncer, pero nunca se ha confirmado el dato. 

El veto

Como anécdota a la India María la vetaron de la televisión luego de que se burlara del presidente José López Portillo y su esposa Carmen Romano. En un certamen de belleza al que acudió para animar, le preguntaron sobre qué haría si de pronto se convirtiera en la Presidenta del país. María Elena Velasco respondió que seguro estaría de vacaciones en Acapulco dándose la gran vida. La sutil crítica al excesivo gasto que hacia el Presidente de México de esos años dolió a los poderosos y la llevó a ser censurada. No aparecería en los siguientes años en la televisión, y solo se dedicaría a las películas.

María Elena Velasco, en todo su esplendor. (Foto: @SoyMariaElenaVelasco)

Lo que nos dejó

María Elena “La India María” divirtió a la gente por 30 años y en cada una de sus cintas nos encontramos un recorte de la sociedad que buscaba su lugar en la transformación global. La indígena mazahua se enfrentó a la discriminación, a la apatía de las autoridades, al agandalle de los capitalinos y sin embargo, nunca dejó de ser noble, valiente y sagaz.

Pero lo enorme del personaje no pudo llegar sin el talento de Maria Elena. 

Edgar Vivar, el Señor Barriga, se refirió a ella en una entrevista como “una mujer renacentista”. Nosotros creemos que tiene razón.