Los hechos que provocaron la separación de Viruta y Capulina

¿Qué se necesita para que una amistad de décadas se destruya a un punto de no retorno? Viruta y Capulina te dan una lección sobre eso

Jorge
octubre 5, 2020
publicidad

No hubo Don Quijote sin Sancho Panza y no hubo Capulina sin Viruta. Pese a que el dúo cómico fue todo un éxito por 20 años, ambos terminaron separados y sin hablarse por el resto de sus vidas. ¿Por qué? ¿Qué eventos desencadenaron que una amistad de décadas terminara en un punto sin retorno, sin dirigirse la más mínima palabra? Te lo vamos a contar.

Viruta y Capulina comenzaron desde cero y ascendieron juntos. Ambos probaron el éxito y siempre supieron que su show no podía existir si uno faltaba. Uno serio, el otro gracioso; uno enojón, otro bromista. Era normal que Capulina cayera mejor, sobre todo entre los niños, pero necesitaba de Viruta para mantener el balance.

Marco Antonio Campos interpretaba a Viruta y Gaspar Henaine a Capulina (Foto:Especial)

Aunque hay muchos rumores sobre su separación, todos giran en un mismo eje: el de los celos profesionales y la división de ideales con respecto a su show.

No caeremos en suposiciones, así que te diremos lo que contó Gaspar Henaine “Capulina” en entrevistas, lamentablemente no existe una versión de Viruta.

Separación de Viruta y Capulina

Tras 26 películas juntos y muchos años de aventuras detrás, el par se separó laboral y personalmente. Según Capulina, la ruptura tuvo dos momentos importantes.
La primera causa ocurrió en su popular programa de televisión Cómicos y Canciones, cuando Marco Antonio Campos “Viruta” quiso modificar el tono de la comedia del dúo. El compadre de Gaspar ya no quería tener un humor de “pastelazo” y propuso darles algo más serio a su audiencia. Capulina sabía que el éxito del programa estaba en los niños que lo veían y pensó que era una mala idea, pero aceptó.

Se cambió el humor del show y el programa bajó considerablemente su rating, lo que derivó en su cancelación. El par de actores estuvo sin trabajo al menos un año. La tensión entre el par de “amigos” se notaba en las presentaciones. No se veía natural su acto, y se notaba que no estaban disfrutando actuar juntos.

Quienes trabajaron con ellos en sus dos últimas películas juntos, señalan que no se hablaban cuando apagaban las cámaras.

El segundo momento que puso fin a su relación fue cuando ambos consiguieron tener un programa de televisión para cada personaje. Tanto Viruta como Capulina fueron tratados en las mismas condiciones, como las cabezas de sus respectivos programas. 13 capítulos tendrían los proyectos de cada cómico, el de Capulina sería un show de comedia para niños; mientras que Viruta conducía un programa de variedades pero, por falta de espectadores, el de Marco Antonio sería cancelado, mientras que el de Gaspar se renovó por un año más.

Viruta fue desplazado por la simpatía de Capulina y, según se cuenta, nunca lo superó (Foto: Especial)

No solo eso. Gaspar lograría que le pagaran a él lo que antes ofrecían por Viruta y Capulina juntos. Su compadre Marco Antonio había sido desplazado, sin mala intención, pero irremediablemente. El público quería al simpático gordito de buen corazón.

El golpe de gracia fue que a Gaspar le ofrecieron protagonizar su primera película en solitario. ¿Y Viruta?

“No se lo tomó bien”

Capulina asegura que tras estos acontecimientos, y debido al distanciamiento natural que supone tener proyectos separados, un día simplemente Viruta le dejó de hablar.

“Estaba enojado mi compadre… con toda razón. Me dolió mucho cuando me dejó de hablar” contó Gaspar sobre Marco Antonio.

El resto son solo anécdotas que no han sido confirmadas. Lo que sí es un hecho es que Viruta murió en 1996 sin reconciliarse con Capulina. En algún momento, una generación vio una película de Viruta y Capulina sin saber que sería la última vez que estarían juntos.

Un día el dúo acurió a grabar sin saber que sería la última vez que se hablarían (Foto: Especial)

Eso sí, antes de morir Viruta les dejó muy claro a sus familiares que, de llegar Capulina a su funeral, le impidiera la entrada y “lo corrieran a patadas”.