Regina Blandón hace una fuerte confesión después de las críticas que recibe su cuerpo

facebook

twitter

whatsapp

Email

Regina Blandón compartió con sus seguidores algunas de las inseguridades que ha enfrentado respecto a su cuerpo.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Regina Blandón lleva tiempo aprovechando su popularidad para enviar mensajes poderosos sobre amor propio y derechos de las mujeres. Y esta vez lo hizo de nuevo. 

Hace unos días, compartió en su cuenta de Instagram una fotografía donde se puede ver a la actriz utilizando poca ropa. Para ser exactos, en las imágenes ella está posando en ropa interior frente a un espejo. Algo que no suele ser tan común en ella, ya que normalmente se muestra un poco más conservadora con las fotos de sí misma que muestra al mundo. 

Sin embargo, la razón por la que esta vez decidió mostrarnos un poco más de sí misma son muy poderosas y vale la pena compartirlas. 

El mensaje de Regina Blandón 

Cuando Blandón compartió la fotografía donde podemos ver su cuerpo al natural, escribió un mensaje valioso que vamos a citar al final de esta nota, por si lo quieres leer completo. Pero si prefieres la versión resumida, te contamos de qué se trata. 

Resulta que la famosa actriz que dio vida a Bibi en La Familia P. Luche ( y lo volvería a hacer ) contó a sus seguidores que durante muchos años de su vida, ella ha batallado con aceptar su cuerpo tal cual es, por lo que decidió compartir un mensaje de amor propio con la gente por si puede ayudarlos a sentirse mejor. 

Y es que en otra fotografía que la actriz había compartido, alguien le escribió que estaba mostrando "la lonja". En respuesta a esto, ella decidió contar cómo cada vez que sale a una audición, se preocupa por ocultar su cuerpo, en vez de disfrutar que se dedica a lo que le gusta. Y como sabe que esto le pasa a mucha gente, quiso ayudar a las personas a sentirse mejor al respecto. Sin duda lo logró. 

Te compartimos sus fotografías y también el texto que escribió en ellas. 

Las fotografías

El mensaje de Blandón

El otro día me comentaron en una foto: “enseñándonos la lonja” y no he parado de pensar en lo dlv que estamos. Advertencia: este post no es para que me digan “no, pero no hagas caso, no, pero así te ves bien”, no me estoy tirando al piso para que los likes me reanimen o porque quiero atención. Es por si alguien también le habla de la chingada a su cuerpo por no verse de cierta forma (la que cada quien haya idealizado para sí mismo) y para apapacharnos un poco más.

Estas me las tomé hace poquito mientras me arreglaba (qué palabra de la chingada usamos para hablar de cuando nos maquillamos o nos peinamos, como si antes uno estuviera descompuesto). Estaba cantando y bailaba sola y estaba muy contenta y dije “mira, me siento guapa hoy, la verdad” y me tomé las fotos y seguí con mis actividades. Y las vi al día siguiente cruda y en chinga dije: “es que qué huevos: se me ve gorda la pierna, es que la panza, es que la lonja de atrás, es que debería estar más flaca, es que por qué no le echo más ganas, bla bla bla...” Y así he sido toda la vida conmigo. Diario me levanto a pesarme y no saben lo dlv que me hablo. Y desde muy chiquita me dicen: “bueno, es que a lo que te dedicas tú SIEMPRE tienes que verte de cierta forma, siempre te tienes que cuidar, siempre “arreglada”, siempre fit y “ay, qué bueno que enflacaste te ves MUCHO mejor”, etc etc etc etc... Y no estoy en contra de ello, pero cuando uno no está en ese mood, o subió un poco de peso, o no tiene cierta complexión aunque le eche todas las ganas del mundo, o nomás no le da la vida para estar “de cierta forma”, no tiene por qué sentirse de la chingada, ¿no?

Cuando tengo un casting, lo primero que pienso en automático (y no es superficialidad, son años de operar así) es: “qué me voy a poner para que no se me vea alguna “lonja””, en vez de pensar en lo que más me pinches gusta hacer que es actuar. No me estoy haciendo la vístima, en lo más mínimo, es poner afuera que nos podemos ver como queramos, que nos tenemos que tirar más buena onda (sobre todo a nosotros mismos) y que chasm quien quiera opinar sobre el cuerpo del de al lado (empezando por mandarnos a nosotros mismos alch). Ya no cabe más texto jajaja.