Clavillazo, Antonio Espino

Clavillazo, Antonio Espino

La noche en que Clavillazo renunció y se gastó todo su dinero

facebook

twitter

whatsapp

Email

Clavillazo tuvo una noche loca el día en que decidió renunciar. En ella, se gastó todo su dinero y tuvo que volver al trabajo.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Clavillazo fue un cómico mexicano de los años cincuenta, que estuvo activo hasta los años ochenta. Su trabajo fue siempre cómico y fue particularmente conocido por combinar el humor con una especie de desesperanza. Por eso, su traje lo hacía ver como una persona descuidada, pero sus comentarios estaban llenos de buen humor. 

Fiel a lo que su personaje parecía predicar, el actor detrás de este sujeto tuvo un episodio muy divertido y triste a la vez. Se trata de la vez en que José Antonio Hipólito Espino Mora, actor que dio vida a Clavillazo, decidió renunciar y dejar todo atrás para comenzar una nueva vida. 

Lo curioso de este episodio es que no salió tal cual Clavillazo lo tenía pensado. 

La historia de Clavillazo y su renuncia 

Un día, después de trabajar por más de seis meses para la compañía de Fernando Soler, José Antonio Hipólito Espino Mora decidió que era momento de tomar un camino distinto. Así que decidió renunciar y probar suerte como cómico independiente. 

Esta decisión la tomó una vez que pensó que tenía suficiente dinero ahorrado para empezar de cero, sin tener miedo del futuro. Sin embargo, su anhelo por divertirse terminó cambiando los planes. 

Resulta que después de renunciar, Clavillazo decidió celebrar su nuevo comienzo comprándose una botella de ron, un avión de juguete y rentando un traje. Con todo esto, decidió rentar una habitación de un lujoso hotel y pasar ahí la noche. 

El problema fue que al día siguiente de su aventura, el actor se dio cuenta de que se había gastado todo su dinero y que ahora tenía que conseguir algún trabajo pronto si quería sobrevivir. 

Por eso, comenzó a trabajar como velador en un edificio por varios meses. Así deseaba recuperar todo el dinero que perdió en una noche de diversión, y que había ahorrado durante meses. Además, tuvo que empeñar el juguete que compró y devolver el traje que había rentado. 

Quizá este ímpetu por tener una noche loca le llegó por haber padecido durante buena parte de su vida de algunas carencias económicas. Es bien sabido que José Antonio Hipólito Espino Mora provenía de una familia humilde, y quizá deseaba probar suerte en otro tipo de ambiente. 

La buena noticia es que Clavillazo sí logró recuperarse de este arranque de emociones y emprendió una carrera exitosa en el mundo de la comedia. 
Si quieres saber más sobre comedia que combina la desgracia, te recomendamos: Los 6 cómicos más tristes del cine mexicano. Parte 2