null: nullpx

Historias de las peores caídas de meseros en el trabajo

Trabajar como mesero puede provocar distintos accidentes como caídas o comida que termina en lugares equivocados.
Publicado 30 Nov 2020 – 08:11 PM ESTActualizado 30 Nov 2020 – 08:11 PM EST
Comparte
Default image alt
Mesero atendiendo mesas. Crédito: Los meseros tienen las mejores historias de caídas en el trabajo.

Trabajar como mesero es una labor complicada. Este oficio requiere de mucha concentración y energía pues hay que estar pendientes de muchas cosas al mismo tiempo, además de siempre mantener el equilibrio físico y una sonrisa en el rostro, incluso si las personas se comportan de formas inapropiadas. 

Por suerte, también hay algo de buen humor en ser mesero, pues algunos accidentes hacen reír a muchas personas y este texto de Verne aprovechó el hecho para crear una recopilación de las peores caídas de meseros en el trabajo (que para nosotros son las mejores, porque nos hicieron reír bastante). 

1) 

"Había una mesa que no paraba de pedirme pan, y me estaba retrasando porque había mucho trabajo. Cuando por fin iba con la cesta de pan, mientras bajaba por las escaleras que daban a la planta baja del comedor, donde estaba la mesa en cuestión, tropecé. El pan salió por los aires y cayó sobre varias mesas, el suelo... Y no se me ocurrió otra cosa para salir del apuro que decir: "¿No querías pan? Toma pan". Al menos se lo tomaron a risa".

2) 

"Fui a comprarme un calzado cómodo y el de la tienda me aseguró que era antideslizante... A los 10 minutos de entrar al curro me resbalé con el suelo mojado mientras cargaba dos cajas de copas nuevas. Me tiré cinco minutos en el suelo sin moverme, hasta que mis compas pudieron barrer los cristales a mi alrededor para que pudiera levantarme".

3) 

"Se me cayó un gazpacho andaluz encima de un cliente. El gazpacho en sus pantalones vaqueros y la guarnición dentro del bolso que tenía abierto".

4)

"El suelo estaba resbaladizo de aceite de una ensalada, se me olvidó avisar y una compañera se cayó. Lo peor es que me puse a reírme por cómo se había caído, pero el karma apareció en el momento que la ayudé a levantarse: me resbalé también con el aceite y un plato que llevaba en la mano salió volando. Acabó dentro de la sopera de unos clientes. Nos reímos mucho, y los clientes también".

Puedes encontrar más historias divertidas sobre ser mesero en la cuenta de Instagram Soy Camarero, donde también verás memes sobre ese oficio y conocerás otras divertidas historias de lo que puede pasar mientras trabajas en un restaurante. 

Comparte
RELACIONADOS:Chistes