Michelle Rodríguez en stand up

Michelle Rodríguez

Michelle Rodríguez y sus mejores chistes de rutinas de stand up

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz Michelle Rodríguez también ha incursionado en el mundo de la comedia de stand up. Aquí algunos ejemplos.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La actriz Michelle Rodríguez también ha incursionado en el mundo de la comedia de stand up, donde ha realizado rutinas muy divertidas. 

Si hay algo que sabemos definitivamente de Michelle Rodríguez es que ella sabe adaptarse a todas las adversidades y que es experta en explorar nuevas posibilidades. Por eso, como actriz está interesada en probar papeles que la desafíen. Además, cuando comenzó la pandemia por el coronavirus, pronto supo adaptarse y comenzar a vender comida para sobrevivir. 

Sigue con Michelle Rodríguez dice que siempre quieren que haga el mismo papel

Por eso, no nos sorprende el saber que la actriz de la serie 40 y 20 también ha probado suerte como comediante de stand up. Aquí queremos recuperar algunos de sus mejores chistes que hemos encontrado en sus rutinas. 

Chistes de Michelle Rodríguez en stand up

Michelle Rodríguez: Hace poco fui a una entrevista de trabajo y me preguntaron qué es lo más bonito de ser una mujer real. ¿Cómo?, pensé. No supe qué contestar, pero creo que lo más bonito es ser real: que respiro, que siento y, sobre todo, que mi cuerpo no está hecho de metal. ¿Con quién practicó la entrevista este muchacho, con un tostador? Luego le pregunté al conductor de Uber qué es ser real y me dijo "Real es lo que no es el Barca". A lo mejor el entrevistador sí entrevistó a una mujer imaginaria…"

MC: Soy Michelle Rodríguez y soy mexicana. Me encanta ser mexicana porque así no tengo que justificar mi problema de obesidad y porque dicen que los mexicanos aprendemos a burlarnos de nosotros mismos. Soy una amante de mi país y creo que es el único amante que he tenido. Me encantan las tradiciones: que el día de las madres, que el día de muertos, que lavar el calzón y colgarlo en la llave de la regadera para que se seque, que estacionarse en segunda fila y abrir el cofre, total ni me tardo tanto, que arreglar todo con un alambre provisionalmente, que el buche de anticongelante para pasar el alcoholímetro… ¿no? ¿Solo yo?