Adalberto Martínez "Resortes" tiene una anecdota legendaria en la Alameda.

Adalberto Martínez "Resortes" tiene una anecdota legendaria en la Alameda.

Resortes y los tres niños de la Alameda, la anécdota de Adalberto Martínez que debes conocer

facebook

twitter

whatsapp

Email

Sí algo caracterízo a Adalberto Martínez "Resortes" más allá de sus películas y el baile fue su gran corazón. Esta anécdota sobre el actor lo demuestra.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Resortes es uno de esos actores que conocieron la gloria y todo lo que el mundo les pudo ofrecer sin se perdieron en los excesos y sin haber estado involucrado en algún escándalo. La razón podría recaer en que Adalberto Martínez literalmente empezó vendiendo paletas afuera de los grandes teatros y fue ascendiendo poco a poco haciendo lo que más le gustaba: bailar.

Pese a su éxito la gente a su alrededor confirmaba que Resortes era un hombre sencillo, generoso y empático con los que menos tenían.

Adalberto Martínez además de un excelente bailarín, fue un gran ser humano, según sus conocidos.

Hay una anécdota muy curiosa sobre el actor y humorista que recogió la agencia Notimex al respecto. La dejamos tal cuál fue escrita en abril del 2003, durante los días siguientes a su muerte:

"En cierta ocasión, cuando caminaba, ya entrada la madrugada, por una calle próxima a la Alameda de la Ciudad de México, Adalberto se encontró con tres niños de la calle que intentaban acurrucarse entre ellos para soportar el inclemente frío.

Sin más, el actor se quitó el abrigo y el saco que llevaba y los ofreció a los pequeños quienes, un tanto extrañados, de inmediato aceptaron. A cambio, uno de los chamacos sacó de entre sus pertenencias un cigarrillo. Resortes lo encendió, se sentó al lado de ellos y entre los cuatro se lo fumaron. \"Ah qué mis cuates, estos!.. ahí nos vemos, pórtense bien, ca...\", les dijo antes de marcharse.

El comediante, a pesar de haber sido una de las figuras más populares del ambiente artístico del país, nunca perdió el piso."

Resortes murió el 4 de abril del 2003 a los 87 años luego de que se le complicara una neumonía.