Carlos Ballarta da tips para ahorrar dinero

Carlos Ballarta

¿Cómo ahorrar en México? Un chiste de Carlos Ballarta da algunos consejos

facebook

twitter

whatsapp

Email

El comediante Carlos Ballarta tiene algunos consejos para enseñarte cómo ahorrar.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Carlos Ballarta es uno de los comediantes jóvenes de México que tiene un humor muy particular. Sus chistes casi siempre aprovechan el humor negro como base de sus rutinas, pero la manera en que el comediante dice sus discursos lo hace ver todo muy natural. Es decir, quizá está diciendo cosas muy extrañas o hasta violentas, pero la forma en que lo hace nos divierte mucho. Esa es la magia de este tipo de humor, que sirve mucho para reírnos de nuestras propias desgracias. 

Y en ese mismo tono, rescatamos una rutina de chistes que Carlos Ballarta presentó hace tiempo, en la que hablaba un poco de la realidad financiera en México. 

Para empezar, el comediante tiene un plan para que puedas ahorrar: se trata de resucitar. ¿Y por qué querrías morir y luego resucitar? Pues muy fácil, para cobrar el seguro de vida. Entonces, de acuerdo con el consejo de Ballarta, lo que debes hacer es primero, pagar un seguro de vida. Después, debes cometer suicidio, y ya que tengas hechos estos primeros dos pasos, necesitas resucitar. Claro que esta es la parte difícil. Pero una vez que lo logres, podrás cobrar tu seguro de vida y ser millonario de la noche a la mañana. Suena como una buena estrategia, ¿no lo crees? 

Otras dos opciones que da Carlos Ballarta en su sketch son: recargar el teléfono de 20 pesos en 20 pesos y nunca, pero nunca, comprar una tarjeta del metrobús. Es cierto que estos dos son hábitos muy clásicos de las personas. ¿Has notado cuántas veces cuando vas a una tienda hay alguien recargado solo 20 pesos para su celular? ¿Y cuando estás por abordar el metrobús, cuánta gente está pidiendo a alguien más que los deje pasar con su tarjeta, en vez de comprar la suya? No lo habíamos pensado así, pero estos hábitos de la mala organización podrían ser una técnica de ahorro. Ya sabes cómo defenderte cuando te critiquen por vivir así…